Érase una vez...

Unos cuentos a los que se les puso música

Clodec López-min
por: Clodec López

La fusión entre literatura y música es común en los creadores del arte. En el caso específico de composiciones en la música de concierto para la infancia, la fantasía de los cuentos de hadas ha demostrado ser una atractiva excusa para que los niños puedan asomarse e involucrarse en el mágico mundo de los instrumentos. Aquí presentamos siete ejemplos para su consideración:

1.- Wolfgang Amadeus Mozart pretendió acercar a los niños al mundo de la ópera con el cuento de hadas “la Flauta Mágica” que, a decir de Alfred Einstein, “puede encantar tanto a un niño, como conmover hasta las lágrimas al más experto de los hombres y embelesar al más sabio de ellos”.

Desde su estreno en 1791, La flauta Mágica ha sido un éxito total. Sin duda, es una pieza escrita para el entretenimiento: un ambiente exótico con flautas y serpientes, elementos mágicos, una historia de amor entre la dulce Palmina y el príncipe Tamino, escenas cómicas…

2.- La desalmada historia de “Hansel y Gretel”, que es ilustrada en la ópera de Engelbert Humperdinck, relata una popular historia de los famosos cuentos de Jacob y Wilhelm Grimm (Cuentos de la infancia y el hogar) que ahora se conocen como los “Cuentos de hadas” de los hermanos Grimm. El propio Humperdinck catalogaba su obra como una ópera de hadas.

3.- El compositor Jacques Offenbach comenzó a escribir su ópera fantástica “Los cuentos de Hoffman” en 1879; basándose en cuentos del escritor E. T. A. Hoffmann.  Offenbach enfermó y falleció el 5 de octubre de 1880, dejando algunas partes de la ópera inconclusas, así que Ernest Guiraud la completó siguiendo algunas indicaciones que había dejado el propio Offenbach. Justamente “Los cuentos de Hoffmann” hizo resplandecer la ópera cómica de París durante su estreno en 1881 gracias a su exuberante alegría musical. 

4.- Un cuento de hadas basado en la mitología eslava y los cuentos tradicionales checos recopilados en el siglo XIX por Božena Němcová y Karel Jaromír Erben, sirvieron de base para que el compositor checo Antonin Dvorak. Dvorak escribiera “Rusalka”, la historia del hada que quiso ser humana. La ópera Rusalka fue estrenada en Praga el 31 de marzo de 1901 y contiene elementos que aparecen también en “La Sirenita” del escritor Hans Christian Andersen. Al parecer de algunos críticos, “Rusalka” es la mejor obra de Dvorak.

5.- ¡Y qué decir de las historias que han hecho soñar a niños y niñas y que son inseparables de la música del compositor ruso Piotr Illich Tchaikovsky! Él creó la música de las obras más icónicas de la danza clásica, basándose en algunos cuentos de hadas.

Su primer ballet, “El lago de los cisnes”, compuesto en 1876 está basado en el cuento de origen alemán “El velo robado” del escritor Johann Karl August Musäus, uno de los primeros antólogos de cuentos populares alemanes.

6.- El ballet “La Bella Durmiente” fue escrito en 1889. El libreto se basó en el cuento “La bella durmiente del bosque” del escritor francés Charles Perrault y los hermanos Grimm.

7.- El tercer cuento de hadas-ballet de Tchaikovsky, “El Cascanueces”, fue compuesto entre 1891-1892. El argumento se basó en la adaptación de Alejandro Dumas del cuento “El cascanueces y el rey de los ratones”, del escritor E. T. A. Hoffmann.

Los cuentos infantiles clásicos de escritores renombrados como Hans Christian Andersen, los hermanos Grimm o Charles Perrault se volvieron populares en generaciones posteriores. Las sorprendentes historias se comenzaron a representar en las magnas obras musicales con gran sentido del humor; evocando con la dotación instrumental maravillosos momentos y personajes entrañables de todos los tiempos.

Así fue como los cuentos de hadas y la música de concierto lograron probar su natural unión,  vivir felices y hacer felices a otros para siempre.

 

Fin. 

Foto tomada de Archivo

Para saber más...

Escucha la programación infantil de Opus 94 y disfruta las interesantes grabaciones basadas en seres fantásticos. Aquí tienes algunos enlaces para descubrir maravillosas historias.