ASÍ LO FESTEJAMOS… DOMINGO DE RAMOS

Los tejedores de palma comienzan a llegar desde la víspera y se instalan en el atrio de las iglesias y en las banquetas de las calles aledañas a los templos. Traen la palma fresca, cortada con cuidado y manejada con las precauciones necesarias para que no se seque, para que siga siendo flexible y para que se pueda anudar con delicadeza. Son muchos, hay hombres y hay mujeres, algunos más jóvenes, otros más viejos, pero todos son hábiles tejedores…
Para leer más, hacer clic en el título.