15 titanes de la música clásica con vidas tan turbulentas como las estrellas de rock

AUTOR DE ARTÍCULO ORIGINAL: Eduardo Bravo
FECHA DE PUBLICACIÓN ORIGINAL: 17 de septiembre, 2019
TEXTO Y GRÁFICOS ORIGINALES: El País

Algunos melómanos afirman que la llamada música Clásica, académica o de concierto está hecha por dioses; pero hasta los dioses erran. Zeus, por ejemplo, a espaldas de su esposa Hera, procreó al semidiós Hércules con Alcmena. En respuesta, a semejante acto Hera decidió atormentar a Hércules, que no tenía la culpa, desde el día de su nacimiento.

Si con los Dioses existen tropiezos, ¿cómo no existirán estos entre los mundanos y terrenales?

Muchos de nuestros admirados y admiradas músicos han incurrido en conductas que pueden resultar extrañas, cuestionables o simplemente, asociadas a otros género musicales. El periódico El País ha hecho un excelente compendio de estos casos y aquí les presentamos tan solo el resumen, no sin antes recomendarles leer el artículo original completo aquí.

1. Beethoven destrozaba casas en ataques de ira en respuesta, se presume, a los maltratos de un padre adicto al alcohol.

2. A Prokófiev le encantaban los automóviles y la velocidad. De hecho, gracias a su prestigio como compositor consiguió que las autoridades soviéticas le permitieran importar de occidente un modelo Ford, con el cual provocaría una buena cantidad de accidentes.

3. Johannes Brahms recibió el apoyo de Robert Schumann y su esposa Clara, que quién, nada más conocer al muchacho, quedó prendada de su talento musical y atractivo físico. La amistad entre Clara Schumann y Johannes Brahms siempre ha sido víctima de incansable especulación.

4. Joseph Haydn, que era de corta estatura, y no muy agraciado tenía un aspecto débil despertaba tal admiración entre los aficionados a la música que le cortaron la cabeza a su cadáver para que los frenólogos investigasen el origen de su genialidad.

5. Tchaikovsky pasó toda su vida ocultando su preferencia sexual, para lo que no dudó en mantener relaciones con mujeres e incluso casarse con una de sus alumnas.

6. Chopin fue un genio pero con naturaleza colérica irrefrenable. Aventaba y rompía lo que tenía al alcance, además, frecuentaba prostíbulos y gustaba de relaciones sentimentales tormentosas.

7. Una de las principales aficiones del maestro barroco era la bebida. Esa fue una de las causas de la muerte de Händel.

8. Schubert tuvo una vida breve, pero vertiginosa. Fue cliente habitual de prostíbulos, donde se presupone que contrajo sífilis y gonorrea.

9. Stravinski tenía una afición por el alcohol, especialmente por el whisky.

10. Wagner gustaba de apostar en juegos de azar. En sus memorias recuerda cómo sucumbió a la ludopatía en su juventud.

11. Liszt era vanidoso, histriónico y muy teatral tanto en sus apariciones públicas como en sus actuaciones. Eso le proporcionó una enorme cantidad de seguidores.

12. Algunos de sus biógrafos afirman que Ravel estaba obsesionado por su madre.

13. Paderewski, gracias a su buena posición económica luego de casarse con la baronesa de Rosen, desarrolló una afición por comprar casas que nunca habitó.

14. Schumann sufría de sífilis, depresiones, desequilibrios emocionales y fobias, como la desarrollada hacia los metales.

15. Finalmente, Bach se casó dos veces y tuvo veinte hijos, de los que, por cierto, solo sobrevivieron nueve.

(Resumen: Bonnie Perete)

Imagen presentada en artículo de El País