El inicio

El 16 de junio de 1923, se inauguró la Primera Feria Internacional de la Radio, promovida por la Liga Central Mexicana de Radio, para mostrar al público los beneficios de una industria naciente. Como actividad promocional, la Compañía Cigarrera del Buen Tono, S. A., lanzó a la venta una marca de cigarrillos “Radio” y durante ese mismo mes, iniciaron las transmisiones de prueba de la Estación Radiotelefónica del Buen Tono (CYB).

El 14 de septiembre de 1923, se llevó cabo la primera transmisión en forma, consistente en la narrativa de la pelea sostenida por los boxeadores Luis Ángel Firpo “El toro de las pampas” y Jack Depmsey, en el Estadio Polo Grounds de Nueva York. El radioaficionado José Velasco captaba en Pachuca la señal de la emisora neoyorquina y proporcionaba los datos que a su vez eran comentados por Enrique W. Curtiss, en los micrófonos de CYB.

El 15 de septiembre de 1923, la Estación del Buen Tono realizó su concierto inaugural, con discursos del coronel José Fernando Ramírez, el doctor Antonio Martínez Cuétara y una serie de canciones asturianas interpretadas por el Coro Astur, Manuel Pérez “Manolín” y Ramonín Rionda. También se transmitió un mensaje del rey Alfonso XIII de España a las naciones americanas, utilizándose un disco fonográfico grabado por el monarca.

En octubre de 1923, en vista del éxito obtenido, CYB decidió transmitir todos los martes, jueves y sábados, de 20:00 a 21:00 horas, bajo la dirección artística del pianista Manuel Barajas.

El primer gerente de la Radiodifusora del Buen Tono fue el ingeniero José J. Reynoso, uno de los diputados constituyentes que firmaron la Carta Magna el 5 de febrero de 1917; después, tuvo el cargo de senador en la XXVII Legislatura y posteriormente estuvo ligado a los gobiernos de Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles. Falleció el 17 de junio de 1945. Quien realizó el trabajo de montaje de la emisora durante 1923, fue el ingeniero José de la Herrán Pau, con la colaboración de Guillermo García Ramos.

A finales de 1923, se efectuó en CYB el primer reportaje taurino radiofónico, realizado por el anunciador Jorge Marrón y el cronista “Curro Faroles”. Un año después, se realizó el primer control remoto taurino, desde la Plaza de Toros El Toreo (ubicado en la colonia Condesa), en el que participó Enrique Arizmendi, narrando la faena del matador Manuel Martínez “Chicuelo”.

Las nuevas nominales y la segunda década de actividades

Las nominales CYB de la Emisora del Buen Tono se asignaron oficialmente en julio de 1924, durante la Conferencia Internacional de Comunicaciones celebrada en Berna (aunque existen documentos que demuestran que se utilizaron desde su inauguración en 1923). A México le correspondieron las siglas CYA a CZZ, de ahí que José J. Reynoso solicitó oficialmente dichas letras como nominales. Años después, en 1929, durante la Conferencia Internacional de Comunicaciones, celebrada en la ciudad de Washington, D. C., se le otorgaron las siglas “XEB”. Desde ese momento, han permanecido inalterables hasta nuestros días.

En 1929, la actriz Pura Córdoba formó en XEB el cuadro dramático “Eugenia Torres”, con otros destacados actores. Este trabajo sentó las bases de la radionovela en México, que constituyó uno de los conceptos más exitosos de la radio nacional. Para febrero de 1930, había 32 estaciones en todo el país; dos años después, se contabilizaban 55. En ese momento, XEB se ubicaba en los 665 kilohertz de la banda de Amplitud Modulada.

Durante los primeros años de la Emisora del Buen Tono, se crearon muchos conceptos y fórmulas que rigen hasta nuestros días el quehacer radiofónico en general. Pioneros en sus micrófonos, fueron: Jorge Marrón (el que después se convirtiera en el famoso Doctor IQ) y Enrique W. Curtiss. En el lapso de 1930 a 1940, la emisora estuvo identificada por los locutores: Humberto G. Tamayo, Joaquín Gamboa, Edmundo García, Adrián Fournier, Guillermo Núñez Keith y Oscar Pulido, entre otros. En 1933, Julio Sotelo inició sus labores como anunciador de la estación; con el paso de los años, fue considerado el mejor cronista deportivo, incluso participó en varias películas, narrando peleas de box y de lucha libre.

Artistas forjados por la Emisora del Buen Tono

En 1929, el entonces desconocido compositor Agustín Lara y su intérprete Maruca Pérez participaron en un programa radiofónico de prueba en XEB; el anunciador fue Jorge Marrón. Al terminar su actuación, como pago recibieron una polvera esmaltada y un paquete de cigarros “Canela pura”, fabricados por el Buen Tono, S. A.

De 1930 a 1940, XEB fue crisol de nuevos valores en la música popular. En este lapso, figuraron como intérpretes exclusivos: Margarita Romero, las Hermanas Landín (Avelina y María Luisa), el Dr. Alfonso Ortiz Tirado, Antonio Escobar, Vicente Bergmann, las hermanas Ruiz Armengol, Raquel Moreno, Dora Luz, Maruca Pérez, Wello Rivas, Carlos de Nava, Enrique Quezada, Alberto Cervantes, Jaime Nolla Reyes, Néstor Mesta Chayres, Manuel Esperón, Miguel Prado y muchos más.

En 1931, se presentó en XEB la compañía artística cubana de Ernesto Lecuona, integrada por Absalón Pérez, Rita Montaner, Bola de Nieve y el propio compositor. Este grupo trajo consigo una nueva fórmula para la música tropical.

En agosto de 1933, después de un exitoso programa de prueba con Ernesto Riestra y su jazz band, se creó el primer espacio musical de 60 minutos en la radio mexicana; fue transmitido de lunes a viernes con el título “Té para dos”m que tiempo después se denominó “Picadillo musical”. En ese año, El Buen Tono inauguró su emisora en Onda Corta, con nominales XEBT, ubicada en los 6000 kilociclos, con lo que llegó su señal a todo el mundo. Gracias a su destacada labor, artistas de la talla de Alfonso Ortiz Tirado y Miguel Prado, lograron importantes contrataciones en varios países de Sudamérica.

El 28 de octubre de 1934, ya ubicada en los 1030 kilociclos de onda larga, XEB inauguró nuevos estudios de transmisión, situados en el inmueble de Buen Tono 6. El ingeniero Walter Cross Buchanan fue responsable técnico de la emisora desde mediados de los años treinta, posición que mantuvo por muchos años, alternando sus actividades académicas como creador de la especialidad de ingeniería electrónica en la ESIME del IPN.

En 1936, el compositor puertorriqueño Rafael Hernández fue contratado para participar en los Programas Picot de XEB. El éxito de esta serie musical, propició que la radiodifusora inaugurara un nuevo teatro-estudio en sus instalaciones, para dar cabida a los numerosos espectadores. En estas audiciones, destacó la trilogía artística integrada por los cantantes Margarita Romero, Wello Rivas y el propio Rafael, con sus canciones y su orquesta. Hacia 1937, participaba como guitarrista de esta agrupación el talentoso Alfredo “El güero” Gil, quien años más tarde, en 1944, con Chucho Navarro (también artista de XEB en sus inicios) formó el Trío Los Panchos.

Otra figura artística sólidamente ligada a la historia de XEB, fue sin duda Pedro Infante. Todo sucedió así: en 1938, solicitó una prueba como cantante y fue aceptado para canta en programas de quince minutos, cada tercer día, ganando 200 pesos al mes; esto le permitió vivir con cierta holgura. Atestiguaron este hecho, el maestro Ernesto Belloc, pianista que le hizo la prueba de voz, además de los operadores Luis Prudón y Raciel López Varela.

Los vientos de guerra provocaron cambios.

Entre 1942 y 1946, la emisora del Buen Tono transmitió dos noticiarios de gran importancia: “Noticiero Mundial” y “El oído del mundo”. Esta actividad fue reflejo del conflicto bélico en Europa, lo que provocó una competencia entre las emisoras del cuadrante para entregar la noticia más reciente.

El 12 de octubre de 1942, XEB anunció la inauguración de sus nuevas oficinas, dos teatros para conciertos musicales, cinco nuevos estudios y un teletipo permanentemente conectado a la United Press. También, se comentó el establecimiento de una cadena de cuarenta emisoras en todo el territorio nacional, y la instauración de un departamento especializado de producción y otro de “publicidad especial”. Se informó del incremento en la potencia, a 100,000 watts. Sin embargo, debido al desabasto de refacciones en su planta transmisora, a causa de la Segunda Guerra Mundial, la emisora cursó una etapa con graves problemas técnicos.

El 15 de junio de 1944, después de permanecer 11 años en la gerencia de XEB, Bernardo Sancristóbal dejó el puesto, siendo ocupado por Manuel González Calzada hasta el 30 de noviembre del mismo año. El 16 de septiembre de aquel 1944, XEB fue declarada “Ciudadana del aire”; el entonces Secretario de Educación Jaime Torres Bodet estuvo presente en el Estudio Juventino Rosas para pronunciar un discurso en el que resaltó el papel de la emisora como un elemento valioso para la vida de los mexicanos.

En diciembre de 1944, André Duprat Pugibet, dueño de la Cigarrera del Buen Tono y de XEB, llamó al maestro Armando de Maria y Campos para la gerencia de la emisora. En ese tiempo, se retiró la actriz Pura Córdoba, quien desde 1929 manejaba el cuadro de actores “Eugenia Torres”, encargado de realizar radioteatros dominicales. Entonces, se procedió a la contratación de Virginia Fábregas, Esperanza Iris y Gloria Iturbe, destacadas actrices de la escena teatral. Esto le dio a XEB una gran oportunidad para transmitir dramatizaciones de gran calidad, a través del “Teatro del Aire”. También participaron los dramaturgos Xavier Villaurrutia y Luis G. Basurto.

En abril de 1945, la “B” tuvo el orgullo de ser la primera estación del país en informar de la súbita muerte del mandatario estadounidense Franklin Delano Roosevelt, anticipándose por 4 minutos al informe que dieron las estaciones de la competencia: XEQ, XEW y Radio Mil.

En 1945, XEB creó una cadena radiofónica para la transmisión de eventos deportivos, proyecto para el que se contrató a futuros personajes de la crónica, como: Fernando Marcos, Cristino Lorenzo, Agustín González “Escopeta”, y reafirmó la presencia de Julio Sotelo, quien por su peculiar estilo narrativo, tenía muchos seguidores.

Los nuevos cambios.

A partir de 1946, la programación de XEB fue despojándose de sus emisiones con artistas en “vivo”, para volverse disquera, lo cual resultaba más funcional y económico. Sin embargo, continuaron en nómina personajes de la talla de Miguel Prado, María Luisa Piña (esposa del director artístico, Julián Morán), David Lama, Blanca Estela Pavón, María Elena de la Fuente y su esposo Enrique Quezada (futura primera voz de Los tres Diamantes), Vicente Bergmann, Raquel Moreno, Carlos de Nava, Jaime Nolla Reyes y los maestros Guillermo Álvarez y Álvarez, Evaristo Tafoya, Miguel Lerdo de Tejada Jr., y Raúl Alcántara.

En 1947, una nota aparecida en el Boletín Radiofónico, a propósito del 24° aniversario de la emisora, comentó: “ […] se ha dicho de la XEB que fue una cuna de artistas. Alumbró, en efecto, valores desconocidos, alentó a los que ya tenían notoriedad y ensanchó ante todos ellos un campo espléndido de trabajo y provecho. Muchos de los cantantes, músicos, etc., que hoy han logrado ya fama merecida, a la XEB le deben, en gran parte, o en toda, la popularidad y el dinero ganados. De este modo, XEB trazó normas y señaló una escuela…”

En 1950, el slogan de XEB y XEBT (onda corta), era “Las Emisoras de América”, ya sin alusión a la Compañía Cigarrera del Buen Tono, a la que aún pertenecían. La “B” se ubicaba en los 1220 kilohertz de Amplitud Modulada, y transmitía con 100,000 watts, mientras que la onda corta, situada en los 9625 kilohertz, mantenía una potencia de 10,000 watts efectivos en antena.

El 1° de noviembre de 1952, la emisora quedó arrendada al empresario Luis Martínez Vértiz. Fue el tiempo en que los cronistas deportivos Ángel Fernández y Óscar “El rápido” Esquivel iniciaron sus actividades radiofónicas en los micrófonos de “Las emisoras de América”. El grupo de locutores en ese tiempo estaba conformado por: Melchor Magaña, Alfonso Ameixeira, Emilio Valencia, Rubén Santos y Guillermo Briseño.

Para mayo del siguiente año, XEB utilizaba como slogan la frase: “Voz y expresión de México”, y tuvo el acierto de reunir en el programa “La Feria de la Canción”, a un grupo de famosísimos artistas entre los que destacaron: Pedro Infante, Olga Puig, Los Churumbeles de España, El trío Puerto Rico, Luis G. Roldan, el Trío Calaveras, el Mariachi Vargas de Tecalitlán, Rosa de Castilla, el Trío Tariácuri, La Panchita y muchos más. Dos compañías de teatro radiofónico, la “María Guerrero” y la “Luciano Hernández”, montaron las mejores obras en XEB, que llenaban los espacios programáticos de los domingos, a las 15:30 y a las 19:30 horas, respectivamente. Además, la actriz Andrea Palma figuraba en las filas artísticas de la veterana emisora.

En 1956, XEB alternó diversos espacios noticiosos y de música romántica, con programas dedicados a difundir la música ranchera, tanto la de moda como la tradicional. Grupos y cantantes como Los Huastecos y María Alejandra, se acompañaron por el mariachi de mayor historial en esos momentos: el de José Marmolejo.

La época de Sistema Radiópolis.

En 1957, don Emilio Azcárraga Vidaurreta adquirió la concesión de XEB, para después crear la empresa “Radio Satélite, S. A.”; la cabina de transmisión abandonó por primera vez el edificio del Buen Tono, para ubicarse en Ayuntamiento 54. En esta nueva etapa, se creó una interesante campaña promocional, basada en caricaturas del ingenioso dibujante y cineasta Alberto Isaac.

En marzo de 1958, se inauguró el Sistema Radiópolis, ubicado en Rio de la Loza 182, 2º piso, y en dicho inmueble fueron instaladas las cabinas de XEB, junto otras emisoras del grupo. Dos años después, cuando Mario Vargas era director artístico de XEB, la emisora contaba con un renovado cuerpo de jóvenes locutores, integrado por: Melquiades Sánchez Orozco, José Sánchez, Gustavo Armando “El conde” Calderón, Luis Garmendia, Jorge Kellog y Alejandro Rodríguez Morán “El sheriff”. Este último tuvo dos excelentes ideas durante su breve paso por la emisora: crear del slogan “La B Grande de México”, que actualmente identifica a XEB, e innovar la programación nocturna con el programa “Serenata XEB”, que desde 1960 fue uno de los espacios románticos más escuchados de la radio, donde el público participaba con sus cartas y peticiones. Un dato curioso: durante 1960 el actor David Silva y el cantante Pedro Vargas, laboraron también como locutores de XEB. En ese mismo año, se creó el concepto titulado “Narraciones Radiópolis”, que incluyó las radionovelas “El conde de Montecristo” y “El corsario negro”, entre otras, narradas por Jorge Kellog, donde figuró como actor principal Guillermo Portillo Acosta.

En 1962, cerró sus operaciones la emisora de onda corta XEBT, después de 29 años de actividades. Entre 1962 y 1964, las emisoras que formaban parte de Radiópolis se reunieron en un concepto nominado: “Los tres puntos de oro de la radio” (XEB, XEQ y XEDF), al que después se sumó Radio 660, XERPM, para formar los “cuatro puntos”; en 1965, se constituyeron “Los cinco puntos de oro” cuando se integró la emisora XEN. Los que participaron en la “B” de estos tiempos, fueron: Manuel Camacho, Salvador Rosiles Razo, Ramón Ríos, Pepe Garcés y Eduardo Linares

Los tiempos de Radio Fórmula.

Para 1967, la concesión de XEB fue adquirida por Rogerio Azcárraga Madero, con las que integró el Grupo ORO. Las cabinas se trasladaron al inmueble ubicado en Dr. Rio de la Loza y Avenida Cuauhtémoc. Alrededor de 1975, al cambiar la razón social por Radio Fórmula, todas las emisoras fueron enumeradas, conforme a su posición en el cuadrante; a XEB le asignaron el nombre de “Radio tres”. Durante la etapa en que XEB perteneció a Radio Fórmula, algunos locutores que identificaron la emisora, fueron: Carlos Fuentes, Jorge Kellog, Armando Réndiz y José Víctor Rodríguez, quienes continuaron en nuestros micrófonos por muchos años.

El 21 de diciembre de 1978, el manejo de XEB y otras dos estaciones de Radio Fórmula (XERPM y XEMP), fue asumido por el gobierno federal. Este hecho histórico definió, cuatro años más tarde, la creación de un organismo público descentralizado como titular de dichas emisoras. Entre tanto, para administrar XEB, a partir de 1979 se creó la concesionaria Compañía Nacional de Radiodifusión, S. A., coordinada por la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía de la Secretaría de Gobernación. A pesar de los cambios, sus cabinas continuaron en Dr. Rio de la Loza y Av. Cuauhtémoc.

Los últimos 31 años: una nueva y creativa etapa.

El 23 mes de marzo de 1983 inició sus actividades el Instituto Mexicano de la Radio con las emisoras que pertenecieron a Radio Fórmula (XEB, XERPM y XEMP), además de una estación en Frecuencia Modulada, la XHOF. La naciente institución oficial dio inicio a una etapa importante para la radio de estado, en lo que se refiere a la difusión de programas de interés cultural y social.

A partir de ese año, se utilizó un nuevo slogan: “XEB, Radio México. La estación nacional y familiar del Instituto Mexicano de la Radio”. Sus cabinas abandonaron el inmueble de Rio de la Loza, para situarse en Margaritas # 18, colonia Florida. Para el mes de mayo, el experimentado Rafael Cardona Lynch, fue designado gerente de la emisora.

Desde mediados de 1983, XEB implementó una estrategia para reforzar la imagen de mexicanidad, con la transmisión exclusiva de música de autores nacionales, en todos los géneros y con intérpretes mexicanos o extranjeros. Además, las fastuosas celebraciones de aniversario, que desde tres décadas atrás no se realizaban, volvieron a festejarse el día 23 de septiembre, ya que resultaba difícil hacer una celebración empatada con los días patrios (15 o 16 de septiembre). También, se implementó la “barra femenina” con el programa “Mujer”, concepto que se mantiene hasta la fecha con el nombre de “Habla con ellas”.

Algunos programas destacados de XEB durante el lapso 1983-1989, fueron los siguientes: “Comentando el noticiario”, “Foro obrero”, “Historia musical de México”, “La B en el campo”, “La canción mexicana embajadora ante el mundo”, “Línea nocturna” (programa de servicio y asistencia al radioescucha), “Mujer” (barra matutina), “Palabra y música de México”, “Serenata”, “Tardes románticas” (con artistas en vivo), “Una hora con Agustín Lara” y “Voces y guitarras” (uno de los favoritos del público radioescucha).

En 1987, una mujer ocupó por vez primera un puesto como locutora en XEB: Olga Romero Gamero. A partir del año 2001, se integraron Claudia Ramírez, Margarita González, Ivonne Castillo (quien continúa en la emisora) y Susana Rodríguez. En cuanto a las comentaristas, el número resulta mucho más numeroso, ya que desde la creación del IMER, la mujer comenzó a ganar terreno en los programas de contenido; aunque la lista es muy grande, podríamos destacar a: Carlota Villagrán, Irene Moreno, Micheline Kinery, Fátima Ibarrola, Laura Gamiz, Aída del Rio, Julia Rodríguez, Lourdes Diaque, Martha de la Lama, Adriana Pérez Cañedo, Rita Abreu, Lidia Pérez, Nora Saldaña, Laura Blum, Verónica Medina, Lilia Silvia Hernández, Patricia de Anda Hermoso, Verónica Ortiz, Marisa Escribano y Luz María Meza, entre otras.

En 1988, XEB redactó sus objetivos de trabajo en un documento informativo, donde destaca su labor para “preservar, difundir y fortalecer nuestra auténtica música popular y fortalecer su presencia en las nuevas generaciones […] También, se evitó la transmisión de programas de mal gusto, comentarios inconvenientes y desde luego anuncios de bebidas alcohólicas, cigarrillos o alimentos chatarra…” Para esa fecha, la gerencia de XEB era ocupada por el sr. Heberto Pérez. El grupo de locutores estaba integrado por: Ramón Ríos Hernández, José Garcés, Alfonso Zacarías, Guillermo Mejía Llosas y José Victor Rodríguez.

En la lista de programas transmitidos durante 1991 y 1993, se observa un afán por enriquecer y diversificar todos los horarios, siempre bajo un concepto cultural; algunos títulos son: “Las canciones más bonitas de ayer y hoy”, “Historia musical de México”, “La hora del futbol”, “Mujer”, “La B en el campo”, “Panorama cultural”, “Teatrofilia”, “El noticiario”, “La magia del cuento” y “Puro filin”, entre otros.

Entre los programas transmitidos por XEB, de 1993 a 1994, figuran los siguientes: “Abriendo puertas”, “Dr. Federico Ortiz Quesada”, “Grandes de la canción mexicana”, “Historia Musical de México” “Lo que lee el que vive”, “Mujer”, “Viva la radio”, “El estudio de Roberto Jordán”, “Manzanero a través de su música”, “México frente al cambio”, “Y nosotros los niños qué?”, “Latinoamérica romántica” etc. En 1993 inició el noticiario Antena Radio, actualmente uno de los más longevos de la radio mexicana.

Desde mediados de 1994 se incrementó la programación musical en XEB, con el concepto de música romántica en español y boleros tanto clásicos como en modernas versiones. La gerente en ese y los siguientes años fue María Guadalupe Hurtado Treviño. Nuevamente, volvió a utilizarse el slogan tradicional “XEB, La B Grande de México”, instituido desde 1960.

Programas destacados en 1996, fueron: “A mi tierra mexicana”, “Buenos días con la B”, “Concursando y ganando con la B”, “Inmortales de la B”, “La hora romántica de José José”, “Revista de opinión”, “ Serenata XEB”, “Una voz en la noche”, “Voces y guitarras”, etc.

La imagen cultural, de servicio y entretenimiento que ofreció XEB durante el fin de milenio y el inicio del siglo XXI, se manifestó con programas de contenido, radionovelas y emisiones musicales cuyo título manifiesta el afán incesante por lograr una radio con calidad. Escogiendo al azar, en el lapso de 1997 a 1999, se enlistan los siguientes programas: “Amanecer campesino”, “Éramos 6”, “Islas Marías” (radionovela), “La ciudad del crimen”, “Galería del recuerdo” “Análisis taurino», “Hablemos de salud” y “Presencia del siglo”. Del año 2000 al 2001, XEB transmitió, entre muchos otros, los siguientes programas: “Revista de opinión” (con Pedro Ferriz Santacruz y Alfredo Ruiz del Rio), “Desde mi tierra Yucatán”, “Fátima directo”, “La voz de una mujer”, “Por los andenes de la cultura”, “Primera llamada”, “Días de contar”, “México a la vista” y “Por la vereda” (con Benito Romo de Vivar).

En el lapso de 2002 a 2004, el perfil musical se orientó hacia la balada, el bolero y la música pop; algunos programas destacados fueron: “Alma de México”, “Café encuentros”, “Cómo la B”, “Con B de bolero”, “Con la B ganas”, “Explorando”, “Hablemos de cine”, “Impacto deportivo”, “Los pasos de Cuevas” (con José Luis Cuevas), “La otra opinión”, “Noticiario Radio Francia”, “Palabras al oído”, “Sobre ruedas”, “Sones y danzones”, “Un poema hecho canción”, etc. Durante el año 2003, el slogan tradicional de XEB fue “XEB, Más Grande que Nunca”, y su propuesta musical se basó en el bolero, la balada moderna y la canción pop. En esas fechas, Ángel Dehesa Christlieb era el gerente de la emisora, cargo que anteriormente ocupó Santiago Ibarra.

En marzo de 2005, se reestructuró la programación para mantener el equilibrio entre los programas de contenido y los musicales. La nueva imagen tuvo por nombre: “XEB, la B Grande de México, El Buen Tono de la Radio”, parafraseando el slogan original de la emisora. Se crearon programas musicales contextualizados, como: “Corazón urbano”, “Guitarra y fandango”, “El rinconcito del danzón”, “Sones y canciones”, “Oye mi canción”, etc., que alternaron con emisiones de orientación y servicio, tales como: “Por la vereda”, “Habla con ellas”, “No estás solo, cuentas con nosotros” y “Explorando”, entre otros. Jesús Flores y Escalante ocupó en ese año la gerencia de la emisora.

En 2005, la programación musical matutina de sábados y domingos se diseñó para difundir las obras de nuestros autores vernáculos, con el título “Romance y tradición”, que dio cabida a la canción ranchera, el son jarocho, el huapango, la trova yucateca y otros géneros que hoy integran el espacio que se llama “Música con tradición”. De este modo, XEB retomó su papel de difusora de la canción tradicional mexicana y de las expresiones culturales que integran nuestra identidad.

A partir de 2007, nuevos programas de contenido se sumaron a la programación de XEB: “Kilo por kilo”, “Entre nos”, “Crónica citadina”, “Vivir y morir en sábado”, “Baile por la salud”, “No canto pero me encanta”, “Lidiando juntos” y otros que se combinaron con los espacios musicales, integrados por música de catálogo en diversos géneros.

La señal digital, en espera de los años futuros.

El 17 de septiembre de 2012, el IMER dio un paso histórico en la radio mexicana, al inaugurar nueve señales digitales; una de ellas fue asignada a XEB, que desde ese momento comenzó a transmitir simultáneamente en Frecuencia Modulada, a través del canal HD2 del 94.5. En diciembre de ese año, José Pablo Dueñas ocupó la gerencia de la emisora.

En febrero de 2013, iniciaron diversos espacios musicales, abriendo paso a conceptos y géneros de interés histórico. Algunos títulos son: “A 78 rpm”, “Corte y suena, la música en el cine mexicano”, “A media luz”, “Por siempre XEB” y “Amanece”. Un año más tarde, nuevos programas de contenido enriquecieron la alternancia con la fórmula musical, basada en el catálogo romántico y bailable de las cinco últimas décadas; actualmente, integran la carta programática de La B Grande de México emisiones de la categoría de “Habla con ellas” (12 años al aire), el programa de concurso “Las nuevas voces del bolero”, “Conversaciones sobre historia”, “Alternativas sin barreras”, Por la vereda”, “Kilo por kilo”, “La Suprema Corte cerca de ti” e “Historia de las revoluciones de México”, entre otras.

Los locutores que integran la plantilla de XEB en 2014, son: Ivonne Castillo, Alfonso Zacarías, Ramón Romero, Manuel Sánchez y Martínez, Ricardo Zamora y Francisco Javier Orozco.

La historia de XEB, lo mismo que las emisoras del Instituto Mexicano de la Radio, continúa escribiéndose con mayúsculas. Cumple su función de radio pública para beneficio de la sociedad, como afirma el slogan institucional: “producimos sonidos y los transformamos en ideas”.

 

Los comentarios están cerrados