Escuela de Mariachi

No hay en el mundo quien se pueda sustraer a letras tan contundentes, a voces tan acariciantes como la de Javier Solís, el rey del bolero ranchero; y al sonido del mariachi haciéndonos vibrar el alma. Suenan en México, Ámsterdam, Ecuador o cualquier otro rincón del orbe. Nos representan, nos hacen llorar de alegría, de pesar, de estupefacción por sentirnos invadidos de notas musicales que arroban los sentidos.

Rodrigo Lomán, tradiciones que se tocan

En este documento sonoro que alberga la página de RMI ustedes encontrarán una interesante audición guiada, acompañada de una narrativa que borda entre las virtudes de la interpretación del violín huasteco y la guitarra de son con las técnicas de la música del período clásico y romántico, “imitando sus aspectos estructurales, armónicos, contrapuntísticos y orquestación, entre otros”, según sus propias palabras.