Tchaikowsky Violín Concierto

ARTICULO ORIGINAL
AUTOR DE ARTÍCULO ORIGINAL: Mauricio Rábago Palafox.
FECHA DE PUBLICACIÓN ORIGINAL: Publicado el 12 de julio del 2021. 
TEXTO Y GRÁFICOS ORIGINALES: Tchaikowsky Violín Concierto

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Hace unos días subí al auto, y sonaba en la radio la magnífica estación Opus 94 –que está cumpliendo 35 años y que desde aquí felicitamos–, con el programa de Javier Platas, figura señera de esa estación. La música la reconocimos de inmediato: el concierto para Violín Op. 35 de Tchaikowsky. 

La versión, muy notable, estupendamente grabada, y la interpretación del solista, una delicia. ¿Quién será? Es lo primero que se pregunta uno. Imposible saberlo, hay quienes de oído distinguen a un violinista de otro, yo no llego a tanto. Cantantes sí, obviamente sus voces son como sus rostros: inconfundibles; pero a los violinistas…No supe diferenciar, pero sin duda es un gran violinista, una delicia escucharlo.  

Esperamos hasta el final de los tres movimientos con la esperanza de que dijeran el nombre de la obra y de los intérpretes (cosa que a menudo no hacen), pero esta vez surgió la reconfortante voz del conductor Javier Platas, e informó algo que nos asombró: se trataba de la Orquesta Sinfónica de Acapulco, dirigida por Eduardo Álvarez. Y el solista, Adrián Justus.

¡Qué sorpresa! Ya habíamos escuchado en vivo a Justus tocando las sonatas para violín y piano de Beethoven, acompañado por la maestra Guadalupe Parrondo, algo estupendo.

Y ahora nos vuelve a sorprender con su grabación de Tchaikovsky; no es un concierto en vivo, sino una grabación de estudio. El hecho de que el maestro Eduardo Álvarez sea también violinista y fuera, de hecho, maestro (hace años) de Adrián Justus, contribuyó sin duda a la química y a la comprensión del material humano y artístico, y al resultado sobresaliente.  

No tenemos noticias de que un violinista mexicano grabara antes esta obra con una orquesta nacional, el resultado está a un nivel muy competitivo internacionalmente, nada que pedir a otras versiones, para coraje de los malinchistas.

Ya ha grabado antes Adrián Justus otros conciertos para violín; en Spotify podrán escuchar el de Sibelius, con Enrique Bátiz dirigiendo la Philarmonia Orchestra. Aquí Justus tenía 25 años.

Nació en el D.F. en 1970 e inició su formación como con su padre Roberto Justus, con Roberto Vazka y, como ya se dijo, con Eduardo Álvarez. Estudió en la Academia Yuriko Kuronuma en México, y después de ganar varios certámenes en nuestro país, incluido el 1Concurso Nacional de Violín de la UNAM, se matriculó en la Escuela Eastman en Rochester, N. Y., donde obtuvo el certificado de Concertista, y su Maestría en Manhattan, en el Programa de Ejecutantes Pinchas Zukerman.

Se hizo acreedor a la Medalla de Oro en el concurso Internacional de Violín Hernryk Szeryng, entre otros premios. Y ha actuado en diferentes salas internacionales con la Filarmónica de Londres, Sinfónica de Fujisawa de Tokyo, de Kyoto, de Israel, del Estado de México, Sinfónica Nacional, OFUNAM, de Acapulco. Es también compositor y ha escrito varias obras para su instrumento.

Batallé para conseguir el CD del que hablamos en esta crítica, editado por la Secretaría de Cultura del Estado de Guerrero. Además del concierto mencionado, viene también el de Mendelssohn, grabados ambos en 2018. 

Una feliz coincidencia, nos cuenta el maestro Justus:

“Me enorgullece profundamente que Eduardo Álvarez fue el primer maestro que me puso un violín en las manos y me dio las primeras clases (junto con mi padre, violinista amateur) y prepararme para ingresar como alumno del maestro Vazka, el maestro de todos nosotros. De hecho, las clases del maestro Vazka eran en la casa de Eduardo Álvarez, a quien le debo muchísimo”.

Añade Adrián Justus:

“Creo que es la primera vez que un violinista mexicano graba estos conciertos con un director mexicano y con una orquesta nacional. Ahora sí que todo ‘Made in México’. Y pues sí, ¡Que Viva México! Con todo el talento de sobra que tiene”.

“Jeanne fue una líder increíble y talentosa que me inspiró mucho a mí ya muchos colegas de todo el mundo”, dijo la directora musical  Elisa Citterio . “Ella permanece y será siempre una parte integral de nuestra maravillosa organización porque somos el fruto de su incansable pasión y tenacidad. Estamos desconsolados por haberla perdido, pero el recuerdo de su sonrisa, risa y creatividad desenfrenada nos consolará y animará. Jeanne sigue viva en nuestra música, y cada nota que toque Tafelmusik estará dedicada a su memoria “.

“Hoy, a Tafelmusik le falta una luz especial, una que brilló intensamente durante tantos años en nuestro conjunto y organización”, dijo la Directora Ejecutiva Carol Kehoe . “Jeanne fue una persona extraordinaria, adelantada a su tiempo. Era una música apasionada que estaba totalmente comprometida con los donantes, suscriptores, voluntarios y patrocinadores que apoyaron a su ‘bebé’, un conjunto barroco que se convirtió en una potencia mundialmente reconocida. Extendemos nuestro más sentido pésame a su familia y especialmente a su pareja y nuestra amiga, Christina Mahler ”.

“Jeanne fue una líder increíble y talentosa que me inspiró mucho a mí ya muchos colegas de todo el mundo”, dijo la directora musical  Elisa Citterio . “Ella permanece y será siempre una parte integral de nuestra maravillosa organización porque somos el fruto de su incansable pasión y tenacidad. Estamos desconsolados por haberla perdido, pero el recuerdo de su sonrisa, risa y creatividad desenfrenada nos consolará y animará. Jeanne sigue viva en nuestra música, y cada nota que toque Tafelmusik estará dedicada a su memoria “.

“Hoy, a Tafelmusik le falta una luz especial, una que brilló intensamente durante tantos años en nuestro conjunto y organización”, dijo la Directora Ejecutiva Carol Kehoe . “Jeanne fue una persona extraordinaria, adelantada a su tiempo. Era una música apasionada que estaba totalmente comprometida con los donantes, suscriptores, voluntarios y patrocinadores que apoyaron a su ‘bebé’, un conjunto barroco que se convirtió en una potencia mundialmente reconocida. Extendemos nuestro más sentido pésame a su familia y especialmente a su pareja y nuestra amiga, Christina Mahler ”.

Un jovencísimo Eduardo Álvarez (actual director y fundador de la Orquesta Filarmónica de Acapulco), y el niño Adrián Justus, tomando sus primeras lecciones de violín.