Eduardo Lizalde

Conductor

Eduardo Lizalde se acercó desde niño a la literatura. Su padre Juan Lizalde, un ingeniero, dibujante y apasionado de la poesía, le enseñó a leer y a construir sonetos desde muy pequeño. Su madre era María Luisa Chávez García de la Cadena y su abuela la señora Elena García de la Cadena de Chávez fue hija del Gral. J. Trinidad García de la Cadena, el cual se encuentra en la Rotonda de los Hombres Ilustres ubicada en la ciudad de Zacatecas. Es hermano del actor Enrique Lizalde y primo del cantante Óscar Chávez. A los seis años de edad, leyó la primera novela de su vida: La perla roja, de Emilio Salgari. Después encontró la figura del tigre en las novelas de Kipling y las historietas de Tarzán. Cuando apenas tenía 12 años, estaba ya inmerso en las lecturas de Balzac, Zola, William Blake y Rainer Maria Rilke.

«Empezar a escribir joven es casi una maldición para cualquier escritor que se precie de ser profesional», afirma Lizalde. Comenzó a publicar pequeños poemas a los 18 años, en 1948, en el periódico El Universal. Después publicó su primer libro de poemas a los 27 años de edad, titulado La mala hora. Antes había estudiado brevemente en la Escuela Superior de Música y después la carrera de Letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

En 1955 comenzó su militancia en el Partido Comunista Mexicano, del cual fue expulsado a principios de la década de 1960, junto a José Revueltas. Después, junto con el mismo Revueltas, fundó la Liga Leninista Espartaco, movimiento político alternativo del que pronto se desencantaron ambos.
Por esas mismas fechas, al lado de Enrique González Rojo y Marco Antonio Montes de Oca, fundó el Poeticismo, una fallida corriente literaria, que el propio Lizalde desmenuza y critíca severamente en su libro Autobiografía de un fracaso. Ahí afirma que esta corriente consistía en hacer poemas «con originalidad, claridad, y complejidad», una vaguedad que lo llevaría a reflexionar que en realidad «no era nada».

Su más grande pasión es la ópera. En su juventud, creía que con un poco de suerte podía ser cantante, poeta y pintor. Estudió canto y composición en la escuela nocturna del Conservatorio Nacional al tiempo que estudiaba Letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

De memorias y presencias

Te lleva a través de un recorrido por las grandes óperas de todos los tiempos, con los compositores más importantes y los aspectos más representativos de cada obra.

Miércoles
21:00 a 22:00 horas
Producción
Nombre