Francisco Toledo

Francisco Toledo de niño, aproximadamente en 1945. Foto: www.smithsonianmag.com

Francisco Toledo nació en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca el 17 de julio de 1940. Pintor, dibujante, grabador, impresor, ceramista, tejedor y papalotero, fue el artista más importante de México hasta que se lo llevó la muerte a los 79 años. Rebelde y comprometido, afamado por su talento en todo el mundo, comenzó a pintar en Oaxaca a los 12 años mostrando el increíble talento que después lo convertiría en un genio irrepetible. Dicen que tanto su padre como su abuelo Benjamín, zapatero del pueblo de Ixtepec, alentaron su imaginación dejándolo pintar las paredes de la casa, contándole relatos de seres fantásticos que se entremezclaban con animales y enseñándole los secretos de plantas, minerales y resinas que existían en su tierra oaxaqueña y lo determinarían como artista.

Apartado de cualquier movimiento o generación artística, quizá por sus largas estancias en París y Nueva York, Toledo fue comparado con Picasso y con Tamayo e insertado en las vanguardias del arte contemporáneo. Su obra ya pertenece a las colecciones de los museos de arte Moderno más importantes del mundo: Nueva York, Alemania, Paris y Londres entre otros, Sin embargo, Toledo volvería a México para quedarse y se asentaría permanentemente en Oaxaca para hacerla grande.

Francisco Toledo con su esposa Elisa y su hija Laureana. 12 de septiembre de 1972. Foto: Paulina Lavista / www.eluniversal.com.mx

Activo luchador social, Francisco Toledo defendió causas como la promoción y conservación del patrimonio cultural de México y especialmente de Oaxaca, el libre acceso a la formación artística, el reconocimiento y difusión de las lenguas indígenas, el cuidado del medio ambiente, la reconstrucción de espacios devastados, el apoyo a las radios comunitarias y la educación para todos. Su activismo se centraba a favor de lo colectivo sobre lo individual.

A pesar de oponerse a los reconocimientos públicos, al pintor le fueron otorgados numerosos galardones, entre ellos el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1998, el Premio Príncipe Claus en 2000, el Right Livelihood por su dedicación a la protección y mejora de la herencia, ambiente y vida de la comunidad de Oaxaca, y la distinción en 2007 de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca que le otorgó el Doctorado Honoris Causa.

A iniciativa de Francisco Toledo se formó el Centro de las Artes de San Agustín (el CaSa), el primer espacio de arte ecológico de Latinoamérica, en el poblado de San Agustín Etla, donde se produce y estudia fotografía, diseño textil y gráfica digital entre muchas otras especialidades. Inauguró también Ediciones Toledo y el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, un espacio de consulta gratuita que a la fecha cuenta con más de 61 mil libros especializados, además de la colección Toledo-INBA que tiene más de 24 mil piezas de arte.

Francisco Toledo en CaSa, Centro de las Artes San Agustín, en Oaxaca. Foto: Rafael Durán / www.proceso.com.mx

De su vasta obra destacan: Autorretrato con pájaro, Vaca mala, Tamazul, Gatos, Chapulín, Sonrisa de oriente y Hombre con cabras

Toledo murió el 5 de septiembre de 2019 y con él se terminó una época.

Escucha los siguientes programas seleccionados del acervo histórico del IMER sobre la vida y obra de Francisco Toledo.

Vaca mala. Imagen: www.pinterest.com.mx
Autorretrato con pájaro. Imagen: es.wikipedia.org
Tortuga poniendo huevos. Imagen: www.christies.com