Navegar / buscar

¡Lo confirma la ciencia! Oler la comida engorda

No hay nada más rico que oler nuesdtros platillos favoritos y saboreártelos, sin embargo, esto podría ser una de las causas por las cuales engordamos o no podemos perder la grasa acumulada en nuestro organismo.

En un estudio realizado por los investigadores de la Universidad de Berkeley  se comprobó que el sentido del olfato está vinculado con el almacenamiento de grasa en nuestro organismo.

Se realizó un estudio con tres grupos de ratones: los que tienen olfato normal, los que tienen un olfato muy desarrollado y los que no tienen olfato.

Los resultados del estudio arrojaron que los roedores que no olían estaban más delgados a comparación de los otros dos.

La razón de esto, según explican los científicos, es que al momento de oler los alimentos o tener una mayor concentración en los aromas, los antojos se aumentan provocando comer más cantidades de la comida.

Existe una conexión entre el sistema olfativo y las regiones del cerebro que regulan el metabolismo. Es por esto que el aumento de peso o los bajos niveles de quema de grasa se pueden ver afectados por los olores de la comida.

En algunos casos, cuando las personas suelen perder el olfato por la edad, lesiones o enfermedades como el Parkinson, hay una gran disminución en su peso debido a la pérdida del placer culinario.

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web