Para hablar de rock mexicano en el siglo XXI, primero debemos conocer el origen del rock and roll y entender qué es lo que queda de la palabra rock. Quizá Rock es hablar de actitud y Roll, de que siga siendo esto divertido.

El rock and roll surge en la década de los años cuarenta en los guetos negros donde era escuchado de forma clandestina el rhythm and blues, gospel, jazz y otros géneros, música prohibida dentro de una cultura conservadora. El ícono de esta época fue un muchacho blanco de Memphis, Elvis Presley, quien con ayuda de los medios de comunicación sería nombrado el Rey de esta música.

En México esa noticia llegó de forma rápida, músicos de orquestas tenían algo nuevo que proponer en sus shows en clubes nocturnos, fuera de estos y de escuelas secundarias y preparatorias, se detonaría una generación de jóvenes influenciados por la música que venía del otro lado de la frontera, comenzando con covers para después vivir un fenómeno de solistas impulsados por medios de comunicación y compañías discográficas.

En la época de los años sesenta bajo un contexto histórico que exigía libertad por parte de la juventud, llega el punto climático del rock en México con el Festival  de Avándaro en 1971, donde más de 150,000 jóvenes se reunieron y escucharon la música de su generación, siendo Avándaro, la etapa de censura y persecución dentro del rock mexicano.

Llegaría la década de los años ochenta y la actitud de una u otra forma era la misma, la rebeldía y las ganas de pasar un buen rato con los cuates; las disqueras y los medios de comunicación entendieron que esta música no había sido olvidada; en cualquier estrato social había referencias del llamado rock, desde lugares como el tianguis de El Chopo hasta recintos como Rockotitlán.

Parte de una generación conoció el poder de una industria que apostó por el rock en México la cual para finales de la década de los años noventa tembló, ya que existía bastante incredulidad, ante la llegada de las nuevas plataformas digitales.

En el Siglo XXI, la música alternativa de nuestro país se consolida como independiente y autogestiva, el internet cada vez era más rápido y también nuestra forma de consumir y crear música. Conoce un poco de la historia de nuestro rock a través de 30 fragmentos que concluyen en el año 2010. Nuestra música tiene buena raíz, puesto que ha estado presente durante seis décadas donde nuevas generaciones moldean el género, lo amalgaman, lo bailan y lo defienden.

30 fragmentos del rock mexicano: investigación y conducción de Jorge Rugerio, producción de Gabriel Ochoa.
Serie producida en el año 2010 originalmente para la extinta Radio 2010, emisora virtual del Instituto Mexicano de la Radio creada como parte de las celebraciones del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicanas.